domingo, 18 de noviembre de 2007

Sempervivum cantabricum en hábitat: Cuevas del Sil

Sempervivum cantabricum cantabricum se distribuye por buena parte de la Cordillera Cantábrica. Se supone que toda esta población es la misma, pero lo cierto es que los estudiosos establecen formas diferentes. Una de ellas procede de Cuevas del Sil, en el valle del río del mismo nombre, en León. Una zona montañosa (próxima está la estación de esquí de Leitariegos), muy fría en invierno, con vegetación atlántica pero diría que con un toque mediterraneo (por ejemplo, fotografiando estas rosetas olía a tomillo que daba gloria).

El caso es que, como digo, parece haber una forma especial en este lugar. Véase, por ejemplo, aquí y aquí

Así que, alentado por Khal, allá que me fui el pasado miércoles a buscar esta maravilla. Y, efectivamente, allí estaba:


Esta forma local se caracterizaría por la especial coloración rojizo-rosada de sus hojas más externas, y así fue: todas las rosetas que encontré presentaban este patrón en mayor o menor medida. No es algo que haya visto en plantas de otros lugares, aunque hay que tener en cuenta la variabilidad por la época, condiciones de cultivo, etc.



Otra cosa que llama mucho la atención es la ausencia de marca roja en los ápices de las hojas. En otras zonas he encontrado rosetas así, pero siempre eran las ubicadas en lugares especialmente umbríos. En este caso, rosetas en roca a pleno sol carecían de la punta roja, como éstas de arriba.

Crecían en una empinada ladera, y por la tarde, que es cuando hice la visita, ya hacía mucho que había dejado de dar el sol. Al igual que en Picos, parecen preferir zonas expuestas al sol de la mañana, evitando el más plomizo de mediodía y tarde.

A pesar de todo, era evidente que muchas rosetas lo estaban pasando mal:

Rosetas muy apretadas, creciendo sobre un lecho de hojas muertas y sin desarrollar gran tamaño a pesar de su edad (comparad estas rosetas con las de las tres primeras fotos).


En muchas, la parte central estaba hundida, casi oculta por las hojas más externas muertas o muriéndose. Pero fijaos en el color de estas rosetas, más que rojizo pasa a ser violaceo.



Hay que tener en cuenta que estámos en noviembre, y que hemos pasado un septiembre y octubre casi veraniegos, con temperturas suaves y casi ausencia total de precipitaciones. Esto hace que muchas rosetas se vean maleadas y, en algunos casos, ya en el límite. Observad este grupo, qué color amarillo tan poco saludable. De hecho, algunas rosetas ya se ven marchitas:


Lo que sí presentaban, sin lugar a dudas, es el hirsutismo propio de la especie:


Eso sí, diría que los cilios del borde de las hojas son mayores que en las que he visto en otras zonas. En algunas hojas ya secas, casi llegaban a pinchar (Y podéis comprobar la ausencia total de rojo en las puntas de las hojas, realmente curioso. Será interesante comprobar si siguen así todo el año)



Este grupo presentaba unos colores muy bonitos, pero fijaos en la roseta grande de la izquierda:



Esta roseta floreció sin tallo floral, tres o cuatro flores saliendo directamente de la roseta. A pesar de la fecha, todavía no estaban marchitas del todo, aunque no tengo claro que llegasen a abirse completamente los capullos.

Como digo, la visita se hizo por la tarde, ya con la ladera en sombra. Eso en noviembre implica muy mala luz. Sin embargo, todas las fotos son con luz natural, salvo ésta que hice con flash (en primer término, la vara floral seca de Umbilicus rupestris):



En fin, un buen sitio al que habrá que volver con más tiempo y mejor luz. Y en diferentes épocas para comprobar cómo progresan. Espero que os hayan gustado.




5 comentarios:

Salvador dijo...

Fantastico reportaje, muy bien documentado e interesantísimo de esta población tan occidental de cantabricum. Enhorabuena¡¡
Salva Salom

Carles dijo...

¡Enhorabuena, Toño, vaya hallazgo! ¿Las conoce Gerard Dumont? Yo creo que si sus caracteres son uniformes, y así parece, podrían ser una forma a la que se podría dar entidad botánica, puede que hasta una nueva subespecie. EN Leitariegos también hay S. cantabricum, estaría bien ver cómo son las de allí...

Desde luego las Sempers de León que he visto parecen alejarse de la subespecie cantabricum típica, creo que deberían estudiarse más.

Unsaludo y a seguir explorando...

Carles

Toño Salazar dijo...

Gracias por vuestros comentarios, celebro que os haya gustado el minireportaje.
Carles, estuve buscando en Leitariegos y no encontré, si bien fue una breve búsqueda y, visto lo visto, no siempre es fácil encontrar el lugar exacto en que crecen los sempers.
Pero Leitariegos estará a 10 ó 20 km en línea recta de Cuevas del Sil, ¿no es muy cerca como para pensar en variedades diferentes?.

En cuanto a Gerard Dumont, en su página figura este referencia:
8G (León) Cuevas del Sil, 1000 m S. cantabricum §cantabricum (57)

Khalid Emilio Monedero dijo...

Si os parece, para las personas que nos lean, vamos a intentar definir lo que se entiende por variedad. Porque es un tema muy controvertido y complicado. Si no estáis de acuerdo podemos debatirlo, resultaría interesante. Son variedades botánicas, aquellas que usualmente representan razas silvestres que ocupan regiones geográficas definidas, o poblaciones silvestres morfológicamente diferenciadas. Se puede completar la definición de la siguiente manera:

"Un conjunto de plantas de un solo taxón botánico del rango más bajo conocido que pueda:

a) Definirse por la expresión de los caracteres resultantes de un cierto genotipo o de una cierta combinación de genotipos.

b) Distinguirse de cualquier otro conjunto de plantas por la expresión de uno de dichos caracteres por lo menos.

c) Considerarse como una unidad, habida cuenta de su aptitud a propagarse sin alteración."

Esta definición aclara que una variedad debe definirse por medio de sus caracteres, claramente distintos de los de cualquier otra variedad y que se mantendrán inalterados a través del proceso de reproducción o multiplicación. Si un conjunto de plantas no cumple esos requisitos, no se considera como variedad.

Entonces la gran pregunta sería si esta Sempervivum de Cuevas del Sil podríamos considerarla una variedad...Bueno, la distancia de 20 Km. de las otras cantabricum es pequeña, pero creo que eso podría tener otras explicaciones. Desde que se produjo la variedad, las poblaciones pueden haberse extendido de forma que se hayan delimitado más sus fronteras. De todos modos, ahora no recuerdo ejemplos de otras especies vegetales, pero me suena que hay variedades coexistiendo muy cerca de las especies habituales.

Desde luego las Sempervivum de Cuevas del Sil son extraordinariamente distintas fenotípicamente de las cantabricum habituales. Sería interesante ver diferencias en las flores también. Opino como Carles, que no hay estudios suficientes sobre estas poblaciones y que habría que replantearse muchas cosas acerca de la taxonomía de las Sempervivum. Bueno dejo abierto el debate.
Por cierto, Carles, te edité por error los dos mensajes repetidos que enviaste y luego borré el que sobraba, pero ha quedado ahí un aviso de que el moderador lo ha borrado y no sé cómo quitarlo. Cambiando de tema, Carles he puesto tres fotos de cantabricum de Leitariegos en la sección "Todas las cantabricum". Saludos.

Olivier dijo...

Thanks for pictures of this very beautiful location.
I don't know very well spanish sempervivum. I hope that you give other pictures of the other spanish species
Thank you for this very interesting blog
I have pictures of my semp's trips in France and Italy here: http://membres.lycos.fr/sempervivum/